24 Nov

La mediación familiar, un recurso al alza

SONY DSC

(…) El bienestar de las familias es el bienestar de la sociedad. La mediación como sistema de arbitraje ante conflictos supone la extensión de un comportamiento basado en el acuerdo; la habilidad para ceder, perder y ganar es un valor que en la vida conviene cultivar, en tantos aspectos, para hacer frente a situaciones complejas minimizando los daños entre las partes. Nadie quiere una separación problemática, pero, si se da el caso, la mediación nos proporciona herramientas para afrontarla reduciendo en la medida de lo posible el coste afectivo, económico y social.

Si bien la mediación es aplicable a muchos ámbitos, en el caso de la mediación familiar los beneficios de esta práctica están contrastados y ampliamente reconocidos en la sociedad. Disminuye tensiones, facilita la cooperación y la búsqueda de soluciones, y sobre todo ofrece alternativas para preservar el bienestar psicológico y emocional de los menores, que son el objeto principal de nuestro interés como Administraciones públicas. En este sentido, la demanda creciente de mediadores cualificados nos pone ante un nuevo reto al que iniciativas como esta Convención sirven para dar respuesta, así como para dar a conocer la figura del mediador, sus aptitudes y capacidades para erigirse como un instrumento más de bienestar familiar y social. (…)

El acuerdo no siempre es posible, ésa es una realidad que debemos aceptar. Pero sí es posible incorporar el hábito de intentarlo, de negociar de una forma franca y teniendo en mente siempre el interés de los menores como bien supremo. Es esperanzador ver el auge de la mediación en un mundo tan judicializado, y es un orgullo ver que Tenerife se posiciona como referente en esta materia gracias al esfuerzo incansable del Centro de la Familia.

Fuente: laopinion.es

FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailCompartir